23 de agosto de 2012

Descansando en mi casa de campo

Espero que estéis pasando un buen verano, aunque bastante caluroso... por eso yo he decidido irme a mi casa de campo que es más fresquita que la ciudad.

Está en una amplia explanada de campo verde y rodeada por arboles centenarios. Por las mañanas recojo los frutos del huerto, hortalizas frescas con todo su sabor.



Y si conservas ojos infantiles podrás ver a las hadas de las flores jugando cerca de la casa.


 Schiiist... no hagais ruido o de harán invisibles. 


Me encanta el olor a ropa recién lavada.


Mi casita guarda secretos... o lo que quiera meter en ella. 


Y la parte interior del tejado es un acerico enorme para tener mis alfileres y agujas bien ordenados.

Un truco: para no pincharos con los alfileres que atraviesen el tejado, poned una lámina de plastico o acetato grueso por dentro del acerito, haciendo la forma del tejado ;)


Disfrutad de lo que queda de verano y ya sabeis que estais invitadas a mi casita de campo. Disfrutaremos paseando en el bosque por las mañanas antes de que caliente el sol y por tardes cosiendo en el porche mientras nos refrescamos con un té helado y merendamos tartaletas de fresas.

 
 
¿Os ha gustado? estaré encantada de leer vuestros comentarios.



3 comentarios:

patri dijo...

Hola guapa!!
¿que si me gusta?? pues claroo!
yo tambien quiero una casa de campo!! es que la envidia me puede!!
tengo una lista de cosas que copiarte....uppps
Me muero de ganas de empezar las clases, que mono!!
Un beso enorme y feliz verano!

Miriam dijo...

Gracias Patri!! yo también tengo ganas de empezar las clases y veros a todas ¡con lo bien que lo pasamos! lo que no me apetece empezar es en la oficina... disfrutaré de lo poco que me queda :)

Eva dijo...

Pero qué maravilla, es increible lo que haces, me has dejado con la boca abierta, besos.